Seis veces Lucas

El viaje de un niño que al enfrentar conflictos logra encontrarse como individuo.
 
Argumento.- En esta historia Lygia Bojunga nos enseña a través de seis anécdotas, como un pequeño supera situaciones conflictivas comunes a muchos niños y que se suelen vivir dentro de la vida familiar.
En la primera  anécdota nos cuenta como el pequeño siente miedo de quedarse solo cuando sus padres salen por la noche a divertirse. Lucas les suplica que no lo dejen y no recibe consuelo o comprensión sino rechazo y descalificación hacia sus sentimientos. A través del juego con una masa, el pequeño encuentra su fuerza interior y una forma de sobrellevar su miedo; aunque después será descalificada y rechazada por su padre.
En el capítulo II Lucas pide de regalo de cumpleaños un perro; pero a pesar de que su padre se lo promete cuando llega el día no lo recibe. El padre ante la mirada acusadora de los invitados a la fiesta de cumpleaños sale en búsqueda del regalo prometido y lleva consigo un perrito callejero al que Lucas bautiza como Timorato. Perro y niño se vuelven inseparables hasta que un día el perrito se torna una molestia para los padres y en el viaje a una reunión es abandonado por el padre sin escuchar las súplicas del pequeño y ante la indiferencia de la madre.
La tercera historia cuenta la relación de Lucas con su maestra de arte, Lenor. En ella Lucas encuentra la mirada femenina y la delicadeza que no ha recibido de su madre y se enamora de ella. Lenor escucha al pequeño y aprecia el trabajo que realiza con la arcilla. Un día Lucas decide confesar su amor a la maestra y lo hace a través de un mensaje escrito en una esquela; pero en este proceso Lucas descubre la traición de su padre a su madre al descubrirlo seduciendo a Lenor.
En Lucas y la Terraza, el pequeño crea un mundo imaginario en el cual puede imaginar que las mujeres significativas en su vida, Lenor y su madre, bailan con él y le brindan el amor y la atención que necesita. En este mundo se siente a salvo y puede consolarse del dolor que le han ocasionado sus heridas.
En la quinta historia, Lucas y la Cosa, el niño se enfrenta a la separación de sus padres. La madre se muestra cansada de la indiferencia del padre y de su constante coqueteo con otra mujeres, así que decide irse con Lucas usándolo como instrumento para presionar al padre y como el apoyo que necesita para tener la fuerza que necesita para irse. Cuando a los pocos días la madre le anuncia a Lucas que regresarán con su padre el pequeño se enfrenta a la Cosa, la gran angustia y vacío que tiene dentro de sí y la rabia que siente ante la indiferencia de su madre a la que sólo le importa el padre.
En el capítulo final, la vida de Lucas regresa a la rutina anterior; pero la relación con los adultos ha cambiado. Ya no admira a su padre; sabe que su madre sólo se debe a su marido y que Lenor está enamorada de su padre. Lucas ha sufrido en el proceso; pero ha encontrado algunas formas de sobreponerse apoyado en su imaginación. Ahora sabe que los adultos no entienden nada y que él debe salir adelante en la vida con sus propios medios.

Reflexiones sobre Seis Veces Lucas
 
En este libro se abordan varios temas:
  • Las decepciones y desilusiones que va teniendo un niño en el desarrollo cotidiano de su vida.
  • La desilusión del padre o sobre lo paterno al someterlo a las trampas, traición y crueldad.
  • El amor a lo femenino y la desilusión ante la estupidez de algunas decisiones que toman.
  • El tránsito de un niño por la desilusión y por el dolor.
  • La comprensión de cómo los adultos actúan con estupidez y guían su vida de manera incomprensible.
  • A través de las situaciones dolorosas que Lucas vive en la historia se lleva a cabo el desprendimiento de los padres y llega a la conciencia de que es un sujeto diferente a ellos.
 
Bojunga describe de manera muy exacta algunos estereotipos de lo masculino, lo femenino y la infancia. El padre debe ser atractivo, narcisista e insensible. La madre es sumisa a su hombre, dependiente y con poco carácter. El niño varón no debe llorar y aprender a esconder sus sentimientos, especialmente el miedo.
 
Seis veces Lucas inicia con la mirada del niño hacia el padre, Lucas observa con suma atención y admiración su rutina de arreglo. Esta escena es un ejemplo de cómo el ser, el "yo", la subjetividad de los niños se forma a través de la mirada paterna, a través de ella construyen el modelo del mundo en el que viven. De alguna manera, la identificación con el padre "arroja" a los niños al mundo.

Con la mirada materna se construye lo amoroso y lo sensible y en la escena que Lucas vive con su madre, viéndola arreglarse e incluso ayudándola a abotonarse el vestido, se juega con la seducción y el erotismo.
 
La Cosa, una sensación con la que Lucas lidia durante todo el libro que le produce malestar e incluso dolor físico,  puede interpretarse como la personificación de los miedos; los silencios, lo no dicho; el miedo al miedo; sentimientos de ansiedad y angustia. La Cosa es el sentimiento de vacío que todo ser humano en algún momento percibe; es la conciencia de saberse solo, de saberse individuo. Es la soledad ontológica. Se trata del vació y el hueco que se palpa al tener la certeza de la imposibilidad de estar completo y la certeza de que siempre se sentirá un algo que se desea llenar.
 
Cuando Lucas fabrica una máscara con masa, la Cara, fabrica un otro que lo acompaña y que representa la fuerza y el coraje que requiere para enfrentarse al miedo. Al final La Cara lo representa a él mismo; se trata de sus propios recursos internos que debe descubrir, conocer y aprender a usar. La máscara constituye la respuesta a la exigencia del padre a no sentir miedo y en consecuencia llorar.
 
En la madre Lucas no encuentra apoyo o protección. Ella no está fascinada por el hijo lo cual de alguna forma es sano para su crecimiento; pero aunado a la subordinación que tiene hacia al padre priva a Lucas de la parte amorosa y tierna que necesita de ella para crecer feliz y tranquilo. La madre busca su identidad como mujer a través de la mirada de su esposo, de lo masculino. La adoración de la madre hacia el padre y la indiferencia de éste hace de Seis veces Lucas una historia de desamor.

Lucas se identifica con el perro, Timorato, porque ambos han sido abandonados y se les ha negado el cariño que les corresponde. Ninguno de los dos tiene voz y por lo tanto no son escuchados.

Conforme la historia se desarrolla Lucas va buscando apoyos para lidiar con sus miedos y sus carencias, para enfrentar a la Cosa. Al principio se apoya en un objeto, la máscara; después lo hace con su perro y finalmente busca una persona a través de Lenor, su maestra.

La Terraza representa para Lucas un escape seguro en el que es visto y puede interactuar como lo desea con Lenor y su madre. Aquí se da permiso de participar en un juego sensual e íntimo del que todavía está excluido por su edad.

Su huida al bosque, después de enterarse del regreso de su padre y sobre todo de la preferencia de su madre por él representa la muerte. Es una metáfora de como Lucas ha tocado fondo y que ya nada más puede ocurrir. Al bosque se entra habiendo crecido y madurado y se enfrenta a sus horrores o no se sale. Llegar al fondo es estar en la obscuridad, en el vacío absoluto. Lucas siente el miedo real de estar en un verdadero peligro. A través del sueño que tiene cuando se queda dormido en el bosque se da una resolución a todo su dolor y su miedo. Entiende que él es un individuo, un sujeto independiente de sus padres y que todo puede ser ilógico e incomprensible; pero que debe enfrentarlo por sí mismo.

Comentarios

  1. Estremecedor. Me gustó la parte del bosque. Es una catarsis que libera al niño de una gran pena. Y el hecho de que Lucas no les diga la verdad a su madre ni a su profesora es porque "no le creerían a un niño".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El sofá estampado

La bolsa amarilla