El Principito (III)

¿Por qué Saint - Exupéry escogió estos personajes? Algunas ideas:



  • Representan las motivaciones de los seres humanos.

  • Muestran las tentaciones a las que se enfrentan las personas durante su vida.

  • Son estereotipos de cómo viven muchos adultos.

  • Ejemplos de las diferentes facetas que cada persona desarrolla durante su existencia y que le presenta a los demás.

  • Distintas formas de objetivar al otro, de cosificarlo. La consecuencia de hacer esto es siempre la soledad.

Los personajes son una caricatura de cómo una motivación en la vida, llevada al exceso, puede ser contraproducente porque al final te deja aislado y en soledad, literalmente en tu propio planeta.

 

El vanidoso


Este individuo tiene una enorme necesidad de ser admirado; para ello debe ser "más" que el otro y éste último debe reconocérselo. Lograrlo, implica que se necesita realizar una comparación.

El vanidoso siempre buscará ser más, está en constante aspiración y eso fomenta la competencia. La admiración es una posesión vacía, significa que me defino a partir del otro por ser superior y al mismo tiempo el admirador se llena en ese otro objeto de su admiración; tal y cómo sucede en la dialéctica del amo y el esclavo.

 

El bebedor


Este personaje provoca mucha pena por encontrarse atrapado en un círculo vicioso que no es capaz de romper. Esta conducta es ejemplo de la neurosis pura en la que el individuo quiere dejar de hacer algo que le lastima, haciéndolo. Es un personaje lleno de sufrimiento.

El hombre de negocios


Este personaje está obsesionado con poseer; pero al final es poseedor de nada. Cree lograr su propósito al contar y pensar. Su forma de actuar es claramente la estructura del obsesivo puro.
El autor aprovecha en la anécdota que transcurre en este asteroide en hacer clara la diferencia entre poseer y reinar. Él que reina le sirve a alguien, su rol es indispensable para que sucedan cosas. El que posee también debe servirle a su posesión, de no ser así, como le sucede al hombre de negocios, no tiene ningún sentido.
 

El farolero


Este personaje vive atormentando por un activismo que se ha vuelto inútil. Cuando la consigna te atrapa a tal grado que te apegas a ella antes que nada abandonas todo lo que te produce placer y gusto.
La consigna es el deber ser, la obligatoriedad, la ley pura. El farolero está tan atrapado que se ha vuelto un esclavo y su apego es tal que no le permite acercarse a nadie y tampoco deja que nadie llegue a él.
 

El geógrafo

 
 
Este individuo representa a los pensadores, la ciencia social, la soberbia intelectual y el conocimiento acumulativo. También te remite al afán de los seres humanos de tener siempre la razón.
El geógrafo ve al otro como objeto de estudio. Su afán por acumular conocimiento no le hace comprender que es sólo un imaginario que sin la experiencia es un absurdo.

Cuando este personaje le hace ver que su flor es efímera, el Pequeño Príncipe tiene un contacto con la nostalgia.


Con la visita a cada uno de estos personajes le enseña al Pequeño Príncipe pedacitos del Ser Humano, que todos llevamos dentro. Le muestra lo absurdo de las creencias, de algunas motivaciones de vida y de la estructura humana. También le genera la conciencia de que él mismo puede llevar a un vanidoso, hombre de negocios, etc. en su interior.

La Tierra


El primer encuentro del Pequeño Príncipe en este planeta es con la serpiente; ella le mostrará a la muerte como un viaje de regreso al origen. La serpiente nos remite al:
- Representación del principio y fin, un ser originario.
- Es enigmática.
- Es un animal rastrero.
- La tentación.

El eco es una metáfora de la falta de comunicación, cuando cada uno dice algo y se le responde lo mismo, cada quien está ensimismado y nunca se acaban de acercar. Lo único que rompe el eco es el amor cuando se da el reconocimiento del otro.

Cuando el Pequeño Príncipe se encuentra con el jardìn de rosas y al darse cuenta de que su Flor era una más de muchas, se percata de su propia pequeñez frente al universo, que no era indispensable, que no era rico con sus posesiones, sino al contrario que tenía muy poco. Este proceso es semejante al que transita el niño que deja su etapa narcisista al tener conciencia que no es el único sino que hay otros y en ese momento su mundo se abre.

El encuentro con otras rosas lleva al Pequeño Príncipe a comparar a su Rosa a quien creía única. El reto es ahora encontrar otro motivo para quererla, por su verdadera esencia y unicidad.

El zorro


En este encuentro se centra el mensaje principal de la historia. Sólo se conoce lo que se ama y la ternura del acercamiento requiere de que sea pausado y lento. La prisa no deja lugar a la ternura.

Se enfatiza la importancia de dedicar tiempo a los seres que nos son especiales: es el tiempo que "perdiste" cuidando a tu rosa lo que la hace importante. Ese lazo creado, esa domesticación también genera una responsabilidad que no debe olvidarse.


"Es mejor perder el tiempo con los amigos que perder los amigos con el tiempo"

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sofá estampado

Seis veces Lucas

La bolsa amarilla