El Principito (I)

8 de abril de 2013
 
¿O debiéramos llamarlo "El Pequeño Príncipe"?
 

Bibloteca Mejanes en Aix Provence, Francia
Argumento: Un piloto que sufre un accidente en el desierto del Sahara se encuentra con un niño que proviene del asteroide B 612. El pequeño le pide insistentemente le dibuje un cordero. A partir de este momento ambos personajes inician una relación en la que se van conociendo poco a poco. El Pequeño Príncipe le relata sus visita a otros asteroides y las anécdotas que en ellos vivió: el perezoso, el rey, el vanidoso, el borracho, el hombre de negocios, el farolero y el geógrafo. Éste último le recomienda visitar la tierra donde se encuentra con una serpiente, un zorro y el aviador. Al final, el Pequeño Príncipe decide regresar a su planeta aceptando la ayuda de la serpiente.
 

¿De qué trata este cuento? 

En este relato observamos una historia metafórica y simbólica de enorme sensibilidad. Se suele catalogar como un cuento para niños pero creemos que es más correcto considerarlo un cuento de niños para adultos, de manera similar a lo expresado en la dedicatoria del autor a León Werth, esta historia está escrita para el niño que somos y que todavía llevamos dentro. Quizá Saint-Exupéry lo escribió impulsado por una enorme necesidad de dar esperanza a la vida de los adultos.
León Werth
El Principito es un libro sobre el encuentro con otros y consigo mismo. En el encuentro se vive la añoranza misma de contactar con alguien.
  • Es una historia sobre la soledad, consecuencia de la pérdida de alguien importante al que antes se ha encontrado. El Aviador y el Pequeño Príncipe están solos, un en el Sahara y el otro en su asteroide. El encuentro los transforma a ambos, por lo que también se puede decir que la historia representa un viaje hacia adentro, hacia el conocimiento de uno mismo.
  • Es un relato de encuentros se propicia el entendimiento de los demás y el surgimiento de la empatía hacia los sentimientos de otros.
  • Es una crítica social hacia el sistema de los adultos.
  • Es una historia sobre las pérdidas que se dan en la vida; pero a la vez genera esperanza de que se pueden asimilar y aprender de ellas.
  • Es un libro sobre la domesticación y su lugar en nuestra vida.

Reflexiones sobre el Pequeño Príncipe

En el personaje del Principito se usa la metáfora de considerar al ser enigmático "niño" como un otro planeta. Al considerar que el título original del cuento en francés es Le Petit Prince, y ante la envergadura e importancia del personaje, consideramos que utilizar el diminutivo "principito" no refleja toda su dimensión, como que lo minimiza y le disminuye la categoría esencial que alberga.
 
Éste es un libro que inicia con el diálogo de un adulto que introduce la historia narrando una frustración con la que coartaron su ser cuando era niño. En este quiebre que le genera mostrar un dibujo que no es interpretado por los adultos correctamente él aviador se abandona a él mismo y deja de ser. Es el desierto el que le brinda la posiblidad de encontrarse.

El piloto tenía seis años cuando no es comprendido, justo la edad en la que se inicia el periodo escolar, en este hecho se vislumbra una crítica a la educación como invasiva y alienante que devora el ser niño, tal y como una serpiente boa traga a una fiera (o a un elefante). El Pequeño Príncipe de alguna manera trae a la memoria del piloto la experiencia fallida con sus primeros dibujos solicitándole el dibujo de un cordero. Boa y cordero representan los miedos de ambos personajes al peligro de ser devorados y perderse a sí mismos.

En la explicación sobre el descubrimiento del asteroide del que proviene el Pequeño Príncipe por un turco, hay una relevante crítica social a como las apariencias y los prejuicios pueden cambiar la valoración de lo que se considera importante.
 
El cuidado que se tiene que dar a los baobabs es una metáfora del cuidado constante y disciplinado que cada persona debe darse, limpiar lo que no sirve antes de que crezca y se vuelva un problema mayor. Es el tiempo que se toma para reflexionar sobre lo hecho en el día.
 
El Pequeño Príncipe afirma que las puestas de sol son agradables cuando se está verdaderamente triste y de esta frase es que el aviador desprende que algo le molesta. Las puestas de sol lo consuelan porque son algo constante, seguro de que sucedan y predecibles, todas caracteristicas que dan esperanza. A la vez es un suceso melancólico porque despides un día más de vida y también representa un día menos de vida.
 
El mutuo conocimiento de estos personajes es un asunto de mucho cuidado, de filigrana, uno desliza una palabra o una frase y el otro infiere alguna conclusión.
 
El mundo completo del Pequeño Príncipe es el amor por su Rosa. Perderla lo es todo; pero la deja para encontrar en el viaje el sentido de su vida.
 
Durante toda la historia, la pérdida de lo querido está en el centro, es lo más relevante y de ahí se deriva el miedo por ser devorado o de vivir la pérdida.
 
 
 

Comentarios

  1. Mavi, eres una experta en hacer resúmenes atinados de todo lo que pasa en las sesiones, me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Jenny, gracias por tus palabras. Sabes que las aprecio mucho. Me encanta trabajar en este blog y agradezco mucho que sea posible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El sofá estampado

Seis veces Lucas

La bolsa amarilla