Los Mejores Cuentos de Michael Ende (III)

En los cuentos de Michael Ende hemos encontrado un trato circular de los argumentos. El tiempo se maneja de manera espiral y a la vez se trata de un tiempo fantástico. Su narración es completamente plástica, hay geometría y es totalmente visual.

Su visión de las historias es absolutamente surrealista lo que favorece su naturaleza fantástica. En términos de Rodari, la literatura de Ende es fantástica portentosa.

Una historia de trabalenguas
 
Argumento.- Un lapón está sentado en el pie de una escalera que conducía a una cúpula. El pequeño Pepe, le llevaba de vez en cuando un plato de sopa y este hecho comienza la más disparatada historia cuya peculiaridad es que todo los sucesos se repiten y se enuncian como si por sí mismos se convirtieran en sustantivos y descripciones de lo que ha pasado.
 
La historia tiene como intención ser absurda y no contar nada en particular. Usa la repetición con el afán de que surja la risa y lleve al lector a un sin sentido que abre un espacio para jugar. Su estructura es tipo "el gato de trapo" y resulta en una historia atemporal cuya sonoridad es muy atractiva para los niños.
 
Liri Loré Willi Porqué. Una divertida y disparatada historia para los pequeños que siempre preguntan por qué.
 
Argumento.- Un niño pequeño realiza un sin número de preguntas a su tío Eduardo, un hombre entrado en años al que le divierten los cuestionamientos del niño quien le da respuestas graciosas y suficientemente atractivas para que la curiosidad del pequeño se mantenga viva.
 
Con este cuento, se nota el interés de Ende de utilizar a la fantasía como un medio de comprensión de la realidad, no como una manera de evasión. El hombre primitivo desde que se humaniza crea historias que le permiten conocerse y comprenderse. De algún modo todos vivimos en un mundo de fantasías, las cuales son una parte de crear.

La fantasía es importante para el hombre porque empata con su forma asociativa de pensar. De alguna manera la fantasía es una forma de pensamiento pura que permite encontrar las relaciones intrínsecas que tienen todos los pensamientos y los objetos. Esta facultad de encontrar puntos de contacto aparentemente sin sentido, es explotada ampliamente por el surrealismo. La riqueza del contexto en el que se está inmerso ayuda a crear o entender la fantasía y una manera de hacerlo más rico es leer. Acceder a la fantasía le abre al lector otro mundo literalmente y la belleza de ello es que como lector eres parte de ese mundo. Enfrentarse a una obra de arte, literaria o no, detona lo que somos.

Moni pinta una obra de arte

Argumento.- Moni es una pequeña de 6 años que tiene un amigo diez veces mayor. Ellos se hacen regalos sin motivo alguno y así es como a Moni le regalan un estuche de acuarelas. Para corresponder el obsequio decide pintar un bonito cuadro. La niña hace un autorretrato ya que considera que ese regalo es mejor que una foto. El dibujo se va transformando conforme los amigos le hacen observaciones hasta que termina siendo una hoja pintada de negro.

El regalo que Moni pinta, es ella misma, pues piensa que muy pocos artistas realizan autorretratos y menos los regalan. Ella también regala fantasía. Conforme modifica su dibujo se va velando lo que es ella misma y la oscuridad oculta lo más profundo de su esencia. Esto es una metáfora de cómo detrás de lo más oscuro de la persona hay un mundo infinito, se ve la superficie; pero en realidad no se sabe lo que hay detrás.

En este cuento Ende juega con varias intertextualidades, se puede perfectamente disfrutar la anécdota misma que se describe; pero en el fondo el mensaje es que todos somos una obra maestra pero sólo para quien sepa desentrañar lo que contiene.

La historia de la sopera y el cazo

Argumento.- Había una vez dos reinos, el de la derecha y el de la izquierda. Eran dos reinos pequeños y poco sabían uno del otro. En ambos reinos los reyes tuvieron hijos, en el de la derecha tuvieron un príncipe y en el de la izquierda una princesa. Ambos reinos olvidan invitar al bautizo a una parienta lejanísima que casualmente era una hada mala. El hada indignada se presentó a ambas fiestas y les hizo un regalo que contenía un encantamiento. Al reino derecho les dió una sopera de porcelana que tenía pintada un cazo y al reino izquierdo les obsequió un cazo de porcelana decorado con una sopera. Si la sopera se remueve con el cazo que le corresponde, se llena sola de la más rica sopa y permanece llena. En ambos reinos comenzaron a desear la sopera o el cazo que les faltaba para gozar de la más sabrosa sopa y esto se convirtió en su obsesión. Mientras tanto los príncipes crecen, se conocen, se enamoran y se cuentan de la sopera y el cazo. Los reyes al conocer el paradero de lo que deseaban tratan de conseguirlo y después de realizar varios intentos que llevan incluso a que los reinos rompan relaciones diplomáticas y terminan declarándose la guerra y así se destruyen ambos palacios. Los príncipes salvan la sopera y el cazo y desaparecen. Los reyes y reinas piensan que sus hijos han muerto en el conflicto y están arrepentidos de haber llegado tan lejos. Se reúnen en la cumbre y encuentran a los príncipes quienes han preparado la más rica sopa. Los principes se casan y su regalo de bodas reciben la sopera y el cazo.

Este cuento juega con la estructura clásica de los cuentos de príncipes y princesas. Primero nos cuenta los antecedentes de los reinos y aparece un hada mala que no fue invitada al bautizo de los príncipes por lo que se indigna y les da un castigo.

El conflicto de la sopera y el cazo nos muestra cómo sin el otro no somos nada, requerimos de que se nos reconozca y se nos ayude para completarnos. Tienes que mirarte en el espejo del otro para encontrar puntos de contacto y encontrarse. Cuando se encuentran estos puntos en común, como lo hicieron los príncipes que era jóvenes e inexpertos, se logra el bien común y se terminan los conflictos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sofá estampado

Seis veces Lucas

La bolsa amarilla